El funcionamiento e instituciones de la Unión Europea en el mundo actual

Breve historia de la Unión Europea:

1951. El Tratado de París: formación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero). Era un mercado común para estos dos productos integrado por seis países: Francia, República Federal Alemana, Italia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo
1957. El Tratado de Roma: los estados de la CECA constituyen la CEE (Comunidad Económica Europea) y el Euratom (Comunidad Europea de la Energía Atómica). Estas instituciones acabaron integrándose en 1965 con el Tratado de Fusión de las Comunidades Europeas.
1992. El Tratado de la Unión Europea o Tratado de Maastricht. Se crea la Unión Europea por primera vez con una vocación que sobrepasa los objetivos puramente económicos. Se plantea alcanzar una unión monetaria, se incluye la cooperación en Política Exterior y los Asuntos de Justicia y de Interior. El resto de tratados han añadido modificaciones a este tratado sin sustituirlo.
1997. El Tratado de Amsterdam. Se refuerzan las competencias del Parlamento y los derechos de la ciudadanía.
2001. El Tratado de Niza. Se pretendió reformar las instituciones y el funcionamiento de la Unión ante las nuevas ampliaciones a través de un Tratado Constitucional (2004). Pero el rechazo del texto constitucional por parte de Francia y los Países Bajos obligó a cambiar el Tratado Constitucional por un nuevo tratado de reforma menos ambicioso.
2007. El Tratado de Lisboa. Modifica el Tratado de Maastricht mejorando aspectos de justicia única, clarificando las competencias, incrementando la democracia, los derechos y libertades, aumentando la integración y contempla la posibilidad de abandono negociado de la Unión por un estado miembro.

Las instituciones de la Unión Europea

hemiciclo europeo

La Unión Europea (UE) no es una federación como los Estados Unidos, ni una mera organización de cooperación entre gobiernos, como las Naciones Unidas. En realidad, la UE es única. Los países que constituyen la UE (sus “Estados miembros”) siguen siendo naciones soberanas independientes, pero comparten su soberanía para ser más fuertes y tener una influencia mundial que ninguno de ellos podría ejercer individualmente.

Compartir la soberanía significa, en la práctica, que los Estados miembros delegan algunos de sus poderes decisorios en las instituciones comunes creadas por ellos para poder tomar democráticamente y a nivel europeo decisiones sobre asuntos específicos de interés conjunto.

En el proceso decisorio de la UE en general, y en el procedimiento de codecisión en particular intervienen tres instituciones principales:

– El Parlamento Europeo (PE), que representa a los ciudadanos de la UE y es elegido directamente por ellos cada 5

logo de la presidencia española

años. Los parlamentarios se sientan en el hemiciclo por grupos ideológicos y no por países. 750 es el número de parlamentarios fijado, más el presidente. Cada estado tiene un número proporcional a su población aunque se garantiza un mínimo de 6 a los países pequeños y un máximo de 96 a los grandes.

– El Consejo de la Unión Europea, que representa a los Estados miembros. Está integrado por un ministro de cada estado, que varía según el tema tratado. Su presidencia es rotatoria cada seis meses.

presidencia consejo unión europea

– La Comisión Europea, que defiende los intereses de la Unión en su conjunto. Está formada por un presidente, un vicepresidente y Comisarios encargados de la política comunitaria durante cinco años.
Este ‘triángulo institucional’ elabora las políticas y leyes que se aplican en la UE. En principio, la Comisión propone las nuevas normas, pero son el Parlamento y el Consejo los que las adoptan. La Comisión y los Estados miembros las aplican, y la Comisión vela por su cumplimiento.

Otras dos instituciones desempeñan un papel vital: el Tribunal de Justicia vela por el cumplimiento de la legislación europea y el Tribunal de Cuentas controla la financiación de las actividades de la Unión y el Banco Central Europeo, formado por un presidente, vicepresidente y los gobernadores de los Bancos Centrales de los países miembros de la UE. Su función es diseñar y ejecutar la política monetaria de la Unión.

Los poderes y responsabilidades de estas instituciones se establecen en los tratados, en los que se basan todas las actividades de la UE. Los tratados también establecen las normas y procedimientos que siguen las instituciones de la UE. Los tratados son acordados por los Presidentes y/o los primeros ministros de todos los países de la UE, y son ratificados por sus Parlamentos.

Además de las instituciones, la UE cuenta con diversos organismos que se ocupan de ámbitos especializados.

Escribe un comentario

Required fields are marked *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: