Incorporación a la Unión Europea

España ingresó en la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1986, casi treinta años después de su constitución. Las razones de este retraso fueron esencialmente políticas: el carácter antidemocrático del régimen franquista llevó a la CEE a rechazar las peticiones de integración española. Además, su estructura económica y social presentaba un notable retraso respecto a la de los países comunitarios.
La integración española fue el resultado de una convergencia por ambas partes y tuvo importantes consecuencias para España.

En la integración española en Europa pesaron factores políticos y económicos.

a) Políticos: la democratización de España fue fundamental para iniciar las conversaciones para ingresar en la CEE. Por parte europea, el deseo de construir una Europa unida debía traducirse en la incoproración de nuevos miembros, y España era un país que a lo largo de la historia ha participado activamente en los acontecimientos europeos.

b) económicos: la crisis de 1975 ponía de manifiesto las graves limitaciones de la economía española, encubiertas en la etapa desarrollista. La incorporación a la CEE ofrecía la posibilidad de paliar los efectos de la crisis y de acercarse al nivel económico europeo. Por su parte, la Comunidad, obligada a competir con Estados Unidos y Japón, necesitaba nuevos miembros qu aportasen diversificación productiva y mercado de consumo.
Las negociaciones para la adhesión fueron difíciles, pues España ofertaba productos agrícolas y pesqueros, que competían con los de otros países comunitarios. Finalmente, culminaron con la firma del Tratado de Adhesión, que entró en vigor el 1 de enero de 1886.

– Las consecuencias de la integración

a) En el terreno político, reforzó el reciente sistema democrático español y el Estado de derecho.

b) En el terreno económico, España presentaba un notable retraso respecto a la CEE en el momento de su ingreso: su tasa de paro duplicaba a la europea; el PIB per cápita era muy inferior y las actividades económicas se caracterizaban por una baja productividad que les restaba competitividad.
La consecuencia económica positiva para España fue el acabar con décadas de aislamiento y el acceso a un amplio mercado único.
Por otro lado obligó a realizar reformas para adaptarse a la economía y a las políticas comunitarias sobre pesca, agricultura, industria, transportes, comercio, etc. Para asumir este esfuerzo, España contó con importantes ayudas económicas. Hasta 2006, España ha sido el país más beneficiado por los fondos europeos y ha participado en numerosos proyectos que han favorecido su desarrollo económico. El resultado ha sido un importante proceso de crecimiento económico y de convergencia con la media comunitaria.

2 Comments

  1. Rosa Soler
    Posted 15 junio 2010 at 11:23 | Permalink

    Hola Luis!! sobre el tema de la UE, están integradas dentro de ésta la CEE y la CEEA? me confundo con estos términos,

    Saludos!!

    • Lluís Vila
      Posted 15 junio 2010 at 18:47 | Permalink

      Hola Rosa.

      ¿Te refieres a la CECA, verdad? Supongo que la respuesta es sí. La UE integra todas las organizaciones europeas previas como se explica en la entrada El funcionamiento e instituciones de la Unión Europea en el mundo actual. Aquí se habla de las causas y consecuencias de la entrada de España en la CEE porque esa era la forma que tenía el ente en 1986 cuando entró.
      ¿Respondo a tu pregunta? No dudes en hacérmelo saber.

      ¡Saludos!


Escribe un comentario

Required fields are marked *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: